anibal dal verne. ginecologo obstetricia. Embarazos Alto Riesgo.

open

Noticias
Qué es la depresión posdestete y cómo prevenirla

Qué es la depresión posdestete y cómo prevenirla

Cuando la lactancia materna llega a su fin, el impacto de este desenlace no sólo recae en el niño o niña sino también en la madre. Este proceso, que no siempre recibe la atención necesaria, puede derivar en lo que especialistas describen como depresión posdestete y requiere ser abordado tanto por puericultoras como por psicólogos o psicólogas perinatales.

Según las especialistas consultadas, la depresión posdetete no está clasificada en los libros de obstetricia, ni de ginecología, ni tampoco de psicología. Sin embargo, las expertas en lactancia aseguran que es un fenómeno que muchas veces se evidencia en las madres al momento de dejar de amamantar.

“Conocemos sobre este tema por la evidencia anecdótica que registramos de mujeres que han amamantado y que han referido atravesar sentimientos de tristeza, ansiedad, culpa o desgano cuando dejaron de dar el pecho”, dijo a Clarín Vanina Schoijett, puericultora y docente de la Asociación Civil Argentina de Puericultura.

La psicóloga Yanina Mandarino añadió que “no es un diagnóstico que esté reconocido como tal en los manuales de psicopatología que nos guían en nuestra práctica a los profesionales de la salud mental”.

Sin embargo, aclaró, quienes trabajan con mujeres que están atravesando este momento suelen ver cómo “muchas veces el destete trae consigo sentimientos de profunda angustia y tristeza”.

“Decir 'chau a la teta' es muy movilizante, no solo desde lo emocional, sino desde lo hormonal y las mujeres lo vivimos de manera muy intensa”, mencionó la puericultora Sol Argüelles.

Este tipo de depresión surge, según ella, “cuando el destete se da por influencias externas, y no por el deseo profundo de la madre, así como también por un destete abrupto (aunque haya un motivo totalmente justificado)”.

 

La influencia externa a la hora del destete

“La lactancia, si bien es parte de la fisiología humana, es también un hecho atravesado por la cultura y sobre el que todo el mundo cree tener el derecho a opinar", explicó Schoijett.

Muchas lactancias se terminan antes de lo que la madre hubiera deseado, tanto por un manejo inadecuado que puede promover un destete temprano por parte del bebé, por desinformación de los profesionales de la salud que atienden a la díada o bien por las influencias del entorno cercano a la mujer, que por alguna razón desaprueba que la lactancia continúe y ejerce presión para que la madre inicie un proceso de destete.

En ese sentido, la puericultora afirmó que cuando la mujer “no está realmente segura de que desea dejar de amamantar, tomar decisiones en esa dirección pueden hacerla sentir agobiada y desorientada”.

 

Depresión posdestete: cómo prevenir

Según Argüelles, es fundamental tener en cuenta el deseo de la madre y que sea “un proceso paulatino, progresivo y respetuoso tanto para ella como para él bebe”. Más allá de esto, aclaró que no hay garantías de evitar esta depresión, ya que “aun deseándolo y haciéndolo respetuoso es un duelo y un ciclo que se cierra para siempre”.

La labor de las puericultoras aquí es esencial. Son ellas quienes ayudan a las madres a reflexionar sobre qué hay detrás de la idea de destetar. “¿Es un deseo íntimo y real de la mujer?, ¿viene siendo arengado por otra persona del entorno (compañero o compañera, pediatra, jardín, etcétera)?, ¿cuál es el objetivo detrás del destete?, ¿qué cree ella que cambiará o mejorará cuando deje de amamantar?"

"Todas estas preguntas nos permiten ayudar a la mujer a pensar sobre su situación personal en relación a la lactancia para reafirmar si el destete es lo que realmente desea y, en ese caso, apoyarla para lograrlo”, sostuvo Schoijett.

 

Cómo prepararse para el momento del destete

Prevenir futuras consecuencias nocivas es también prepararse para el momento del destete, un evento de gran valor simbólico para la díada madre-hijo.

Schoijett comentó que “cuando es la madre la que busca destetar porque siente que realmente quiere dejar de dar el pecho, en general busca asesorarse para alcanzar este objetivo y que su hijo sufra lo menos posible en el camino. Si ella se siente segura, no suele enfocarse en cómo se sentirá ella una vez logrado el destete, sino en cómo su bebé lo sobrellevará”.

Sol Argüelles, por su parte, destacó: “Yo siempre digo, 'si te preparaste para la gestación, el parto y la lactancia, ¿como vamos a cerrar este momento mágico de manera imprevista?'. Debe ser un momento hermoso y cuidado, con el mismo amor que los anteriores”.

En ese sentido, instó a romper con viejos paradigmas y a sacar de la oscuridad y el silencio al cierre de este ciclo: “Del destete casi no se habla, hay muchos mitos a su alrededor y muy poco acompañamiento amoroso. Tenemos que empezar a romper con eso y entender que también es una etapa muy importante”.

 

ir arriba