anibal dal verne. ginecologo obstetricia. Embarazos Alto Riesgo.

open

Noticias
El parto respetado según la Lic. Claudia Derossi

El parto respetado según la Lic. Claudia Derossi

Semana mundial del Parto Respetado

¿Qué es el parto respetado o Humanizado?

El parto respetado implica generar un espacio familiar donde la mamá y el recién nacido sean los protagonistas y donde el nacimiento se desarrolle de la manera más natural posible.

Del 16 al 22 de mayo 2022 se lleva a cabo la Semana Mundial del Parto Respetado. El lema elegido para este año es “El respeto por las necesidades de la madre y su bebé en cualquier situación” y busca promover la importancia de contemplar en las medidas de cuidado para Covid-19 los derechos de las personas gestantes y sus bebé.

Cuando los profesionales especialistas Ginecólogos Obstetras se manejan de manera reapetuosa  , humanamente , escuchan a la paciente , son competentes en su labor,  se atualizan, son empáticos, y responsables, no necesitan de una ley para proteger a las pacientes, ya que de por sí  su labor es cuidarlas en todo sentido en esta etapa  natural, pero vulnerable de la vida.

Es el caso del Dr. Anibal dal Verme a quien conozco hace más de 20 años, y  que su idoneidad y profesionalismo ha sido siempre impecable .

De todos modos es importante saber que en Argentina, como en otros lugares del mundo, existe la Ley 25.929•• sancionada y promulgada en 2004 (y finalmente reglamentada en 2015) la cual defiende los derechos de las madres, los recién nacidos/as y sus familias al momento del trabajo de parto, parto y post parto. En dicha ley se detallan los distintos derechos que deben garantizarse a la mujer, el recién nacido/a y su familia.

Según la OMS, el “parto respetado o humanizado” es el modelo de atención del parto que pretende tomar en cuenta, de manera explícita y directa, las opiniones, necesidades y valoraciones emocionales de las mujeres y sus familias en los procesos de atención del embarazo y nacimiento.

Esta efeméride que se celebra desde el 2004 impulsada por la Asociación Francesa por el Parto Respetado y apoyada por UNICEF, OMS y otros, con el fin de visibilizar los modos de atender los partos en el mundo y de promover el cumplimiento de los derechos de las personas gestantes y recién nacidas.

Argentina cuenta con una vasta legislación en materia antidiscriminatoria, de establecimiento de los derechos humanos y contra las violencias hacia las mujeres y personas gestantes. Entre ellas se encuentra la Ley Nacional de Parto Humanizado (Ley N°25.929 y su decreto reglamentario 2035/15) que se debe implementar en todo el sistema de salud, tanto del ámbito público, obras sociales y el ámbito privado.

Pese al marco normativo, y las recomendaciones nacionales e internacionales, continúan existiendo prácticas sanitarias que vulneran los derechos de las personas gestantes y recién nacidas, dando lugar a situaciones de violencia obstétrica. Es por ello, que se deben aunar los esfuerzos, particularmente, en las instituciones y equipos de salud, para que la experiencia de parir y nacer sea una experiencia placentera, respetuosa y cuidada, en la que se restituya a la mujer y persona gestante su lugar como protagonista central durante el embarazo, trabajo de parto, parto y post parto.

Lo importante es conocer que si se debe promulgar y promocionar que el parto y la situacion de embarazo debe ser una situacion cuidada y protegida  y esto es porque no ha sido siempre asi, ni lo es actualmente en varios lugares del mundo.

Por ejemplo hay datos que nos infoman que:

En el 2020 las Naciones Unidas condenaron a España por un caso de violencia obstétrica. Catalogándolo como violencia de género, fue la primera condena que un tribunal internacional llevó a cabo por la reclamación interpuesta por una mujer que había acudido a un hospital público con un embarazo normal y que, además de sufrir malos tratos, terminó en un quirófano.

En Mexico Millones de mujeres  han experimentado la violencia obstétrica. 

Entre 2011 y 2016, el 33.4% de las mujeres de 15 a 49 años que tuvieron un parto, sufrió algún tipo de maltrato por parte del personal que las atendió. La mayor proporción de casos reportados se encuentran en el Estado de México, Ciudad de México, Tlaxcala, Morelos y Querétaro.

¿Qué es o qué ha sido la violencia obtétrica?

La violencia obstétrica se define como una forma específica de violencia ejercida por profesionales de la salud (predominantemente médicos y personal de enfermería) hacia las mujeres embarazadas, en labor de parto y el puerperio. Constituye una violación a los derechos reproductivos y sexuales de las mujeres.

Además del maltrato físico y verbal, otra de las formas de violencia en la atención obstétrica es la práctica injustificada de cesáreas: en México, de las 3.7 millones de mujeres a las que se les practicó este procedimiento quirúrgico, el 10.3% no fue informada de la razón, y al 9.7% no le pidieron su autorización para realizarla.

Estudios realizados por investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) han documentado la violencia hacia las mujeres durante la atención del embarazo, parto y puerperio.

Entre las situaciones de violencia que experimentan las mujeres durante la atención obstétrica, se encuentran:

  • Maltrato físico
  • Humillación y abuso verbal
  • Procedimientos autoritarios para imponer un método anticonceptivo a las mujeres o para realizar una cesárea
  • Violación a la confidencialidad
  • Violación a la privacidad
  • Obtención de consentimiento de forma involuntaria o con deficiencia en la información
  • Negación al tratamiento
  • Detención de las mujeres y los recién nacidos en las instalaciones debido a la imposibilidad para pagar

La violencia obstétrica, así como otras formas de violencia contra la mujer, representa un problema importante en el marco de los derechos de las mujeres y la lucha contra todas las formas de violencia de género.

Se intentará sistematizar las cuestiones asociadas con este fenómeno y ofrecer un análisis del mismo dentro del marco de los derechos humanos y los derechos sexuales y reproductivos.

Por último de desde mi como Psicologa y Sexóloga Clínica , siempre he observado que a pesar de ser la maternidad , un estado , idolatrado , idealizado , diria hasta angelical , no puede disociarse de lo Sexual , de ser un ser sexuado , de las relaciones sexuales y entones muchos de los prejuicios que han ¨justificado el maltrato han estado apoyados en esta cuestión indisoluble embarazo, sexualidad Placer . Ya que históricaamnete desde diversas culturas , y sociedades , el PLACER , debe ser castigado .
Afortunadamente se estan uniendo estos conceptos no sin dificultades , e intolerancia , pero justamente : no es el Placer el que facilita y permite la continuidad de la humanidad ?
 

Lic Claudia Derossi

contacto@psicologiaysexualidad.com

https://www.psicologiaysexualidad.com

Lic. Claudia Derossi

UBA . Universidad de Buenos Aires.

Psicóloga ,Psicoanalista, Sexóloga Clínica.

Terapeuta de adultos y Terapeuta Pareja.

Sexóloga Clínica. S.A.S.H ( Soc. Argentina de Sexualidad Humana.)

ASPER(Associazione per lo Studio dell analisi e la Ricerca Psichica)Roma. ITALIA.

Miembro de la Comisión Directiva de SASH .Soc.Argentina de Sexualidad Humana

Sexóloga Clínica acreditada por FLASSES. Federación Latinoamericana de Sexología.

Member of the  W.F.M.H, World Federation for mental Health..

Hospital Sirio Libanés . Miembro del Equipo de Telemedicina Internacional.

Autora de artículos, y trabajos en relación a la Clinica de la Despatologización de Problemáticas Sexuales, Sexología y Psicoanálisis, Terapia de Pareja  y  Adicción Sexual.

Certificación en :  TELEMENTAL HEALTH TRAINING CERTIFICATION.En TelehealthtCertificationInstitute. EEUU .

Certificacion en : Normas HIPPA . EEUU. Health Insurance Portability and Accountability Act.



•• Derechos que menciona la  Ley 25.929

ARTICULO 1º — La presente ley será de aplicación tanto al ámbito público como privado de la atención de la salud en el territorio de la Nación.

Las obras sociales regidas por leyes nacionales y las entidades de medicina prepaga deberán brindar obligatoriamente las prestaciones establecidas en esta ley, las que quedan incorporadas de pleno derecho al Programa Médico Obligatorio.

ARTICULO 2º — Toda mujer, en relación con el embarazo, el trabajo de parto, el parto y el postparto, tiene los siguientes derechos:

 “a) A ser informada sobre las distintas in- tervenciones médicas que pudieren tener lugar durante esos procesos de manera que pueda optar libremente cuando exis- tieren diferentes alternativas.

b) A ser tratada con respeto, y de modo individual y personalizado que le garantice la intimidad durante todo el proceso asis- tencial y tenga en consideración sus pau- tas culturales”

Con el fin de evitar los abusos bajo la forma de medicalización de los procesos de parto, la ley también estipula que la mujer tiene derecho a un parto respetuoso de sus tiempos biológicos y psi- cológicos en el cual se intente evitar todo tipo de práctica invasiva y de suministro de medicación no necesarias, que no estén justificados por el estado de salud de la parturienta o de la persona por nacer:

“c) A ser considerada, en su situación res- pecto del proceso de nacimiento, como persona sana, de modo que se facilite su participación como protagonista de su pro- pio parto.

d) Al parto natural, respetuoso de los tiempos biológico y psicológico, evitando prácticas invasivas y suministro de medicación que no estén justificados por el estado de salud de la parturienta o de la persona por nacer.

e) A ser informada sobre la evolución de su parto, el estado de su hijo o hija y, en general, a que se le haga partícipe de las diferentes actuaciones de los profesiona- les.

f) A no ser sometida a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investi- gación, salvo consentimiento manifestado por escrito bajo protocolo aprobado por el Comité de Bioética” (Ley 25929 – Art. 2)

g) A estar acompañada, por una persona de su confianza y elección durante el trabajo de parto, parto y postparto.

h) A tener a su lado a su hijo o hija durante la permanencia en el establecimiento sanitario, siempre que el recién nacido no requiera de cuidados especiales.

i) A ser informada, desde el embarazo, sobre los beneficios de la lactancia materna y recibir apoyo para amamantar.

j) A recibir asesoramiento e información sobre los cuidados de sí misma y del niño o niña.

k) A ser informada específicamente sobre los efectos adversos del tabaco, el alcohol y las drogas sobre el niño o niña y ella misma.

ARTICULO 3º — Toda persona recién nacida tiene derecho:

a) A ser tratada en forma respetuosa y digna.

b) A su inequívoca identificación.

c) A no ser sometida a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación o docencia, salvo consentimiento, manifestado por escrito de sus representantes legales, bajo protocolo aprobado por el Comité de Bioética.

d) A la internación conjunta con su madre en sala, y a que la misma sea lo más breve posible, teniendo en consideración su estado de salud y el de aquélla.

e) A que sus padres reciban adecuado asesoramiento e información sobre los cuidados para su crecimiento y desarrollo, así como de su plan de vacunación.

ARTICULO 4º — El padre y la madre de la persona recién nacida en situación de riesgo tienen los siguientes derechos:

a) A recibir información comprensible, suficiente y continuada, en un ambiente adecuado, sobre el proceso o evolución de la salud de su hijo o hija, incluyendo diagnóstico, pronóstico y tratamiento.

b) A tener acceso continuado a su hijo o hija mientras la situación clínica lo permita, así como a participar en su atención y en la toma de decisiones relacionadas con su asistencia.

c) A prestar su consentimento manifestado por escrito para cuantos exámenes o intervenciones se quiera someter al niño o niña con fines de investigación, bajo protocolo aprobado por el Comité de Bioética.

d) A que se facilite la lactancia materna de la persona recién nacida siempre que no incida desfavorablemente en su salud.

e) A recibir asesoramiento e información sobre los cuidados especiales del niño o niña.

ARTICULO 5º — Será autoridad de aplicación de la presente ley el Ministerio de Salud de la Nación en el ámbito de su competencia; y en las provincias y la Ciudad de Buenos Aires sus respectivas autoridades sanitarias.

ARTICULO 6º — El incumplimiento de las obligaciones emergentes de la presente ley, por parte de las obras sociales y entidades de medicina prepaga, como así también el incumplimiento por parte de los profesionales de la salud y sus colaboradores y de las instituciones en que éstos presten servicios, será considerado falta grave a los fines sancionatorios, sin perjuicio de la responsabilidad civil o penal que pudiere corresponder.

ARTICULO 7º — La presente ley entrará en vigencia a los SESENTA (60) días de su promulgación.

ARTICULO 8º — Comuníquese al Poder Ejecutivo.

DADA EN LA SALA DE SESIONES DEL CONGRESO ARGENTINO, EN BUENOS AIRES, A LOS VEINTICINCO DIAS DEL MES DE AGOSTO DEL AÑO DOS MIL CUATRO.

EDUARDO O. CAMAÑO. — MARCELO A. GUINLE. — Eduardo D. Rollano. — Juan Estrada.

 

 

 

ir arriba